La puerta principal de acceso al palacio es una sencilla portada de piedra con arco carpanel de estilo gótico.

El muro de la fachada es de ladrillo de teja con aparejo a tizón.

El balcón, que comunica directamente con el Salón de Plenos, tiene a ambos lados los escudos de los condes de Rivadavia.

La puerta, fabricada en 1943 en hierro con apliques de bronce, procede del taller del broncista madrileño Luis Barrera.